01800 16 18 170 ventas@cocrear.mx

Los conflictos familiares se entienden a los procesos donde no existe armonía entre los miembros de la familia.

En casi todas las familias pueden ocurrir desacuerdos que debilitan las relaciones de sus integrantes, entendiendo como familia, todos los individuos que la conforman y los diferentes roles en constante interrelación, partiendo de la base de relación padres-hijos. Cada uno desencadena diferentes relaciones: de pareja, padres e hijos, entre hermanos y los integrantes de diferente grupo familiar.

Entre las herramientas que existen para resolución de conflictos familiares esta:

La Mediación:

Por un externo que entra para optimizar la comunicación y coordinar actividades entre las partes. Esta persona externa tiene un punto de vista imparcial y la capacidad de brindar asesoría y consejo para dar solución positiva al conflicto. El mediador debe promover y establecer las reglas para llegar a un acuerdo por medio del diálogo y el respeto mutuo. Las reglas te las muestro a continuación:

Respeto.

Lo más conveniente es evitar frases hirientes, no insultes ni enumeres los males de la familia, pide con claridad lo que quieres que se realice sin molestias. Imagina que te lo están diciendo a ti, sé que no te gustaría escucharlo. Mantener el sentido del respeto sin distinción de género.

Confianza.

La confianza a tus hijos o a cualquier integrante de la familia ayuda a revalorizar sus acciones. Evita desacreditar sus logros y hacerles sentir que no es suficiente lo que hacen.

Motiva.

Evita respuestas desalentadoras, todo lo contrario muestra interés por las actividades de cada miembro familiar y apóyales en lo que sea posible. Reconoce y retroalimenta los logros de cada uno y siempre reinventa una motivación al éxito.

Objetividad.

Distribuye equitativamente las labores de hogar y las diferentes responsabilidades que se presentan de una manera objetiva. Muestra interés por cada una de las actividades que suceden alrededor de cada uno sin subestimar las acciones y consecuencias que hayan ocurrido.

Tolerancia.

No permitas las groserías en el entorno, es necesaria la comunicación efectiva para poder dialogar y llegar a un acuerdo.

No seas autoritario.

Céntrate en lo que realmente te molesta. Manifiesta agrado a las acciones aún cuando sean realizadas diferentes a ti; lo que necesitas es que se realicen, permite que cualquiera de los integrantes de tu familia lo realice a su estilo. Cualquier acción que no toleres comunícalo para ver si está dispuesto a cambiar esa actitud.

No desprecies a ninguno.

No muestres desprecio hacia sus decisiones, hacia el estilo de vida que decidieron seguir; tú también tienes un estilo que es posible que no les agrade pero que seguramente te respetan.  

La Concertación de cada miembro.

La opinión de cada uno, para solucionar el problema, es la alternativa más viable para la resolución de los conflictos típicos familiares, todos se sienten valorados y respetados. Los lazos para lograr la convivencia plena y positiva, que es lo que se busca, se da en los mejores términos.   No pierdas la perspectiva de lo que significa estar bien y en armonía familiar. Es necesario mantener siempre la objetividad.

Share This

Compartir en redes sociales

Compartelo con tus amigos