01800 16 18 170 ventas@cocrear.mx

Normalmente entendemos por Persona Responsable a quien o a quienes tienen la responsabilidad de proporcionar información o promover acciones en determinada situación. Los resultados miden esta capacidad y puedes ser catalogado como responsable o Culpable.

En este apartado nos referimos a que las acciones tomadas han terminado en consecuencias malas o no favorecedores y llegan al punto de condenar a alguien como Responsable y Culpable.

El hecho de ser la persona responsable significa ser la persona que le toca tomar las decisiones importantes para que las mismas sean desarrolladas a consciencia de cada paso, es decir, existe una intencionalidad a que los resultados sean siempre lograr un objetivo específico.

Si bien somos humanos y nos debemos un rango de error en nuestras decisiones y acciones, porque evidentemente no somos perfectos, nuestra conducta nos hace responsable de cada acción realizada; he aquí la diferencia entre ser Responsable o ser Culpable.

¿De qué forma admitimos que algo que responsablemente hicimos haya salido mal?

La respuesta es, asumir. Asumir los resultados obtenidos con total integridad, reconocerlos, admitirlos y corregirlos.

El hecho de asumir es una conducta ante una realidad que nos sucedió. Salió mal mi decisión y debo corregirlo.

Tu entorno puede que lo acepte o no, pero en ti está reconocer que el resultado no fue el esperado. Al final resulta ser un aprendizaje y debes encontrar las alternativas para mejorarlas.

La diferencia entre ser responsable o ser culpable es eso, asumir con verdadera integridad.

Para el caso de la persona culpable, adjetivo que por lo general es medida por terceras personas y con actitud hostil potencian los hechos negativos en sí, es un reto que debe enfrentar.

El que se siente culpable por algún resultado no deseado, es culpable no por el hecho del resultado negativo sino por el hecho de no buscar las alternativas de arreglo y mejoras; es decir, no asume su responsabilidad de persona responsable.

En este sentido si puede ser considerado culpable.

Así que y desde el punto de vista de coaching personal, asumir tus acciones es un claro síntoma de excelente desarrollo personal que permite que te encuentres en el mejor momento de tu yo con yo y tú conciencia.

Cada acción intencional en busca de un beneficio general es una responsabilidad que tiene cada persona y toda persona responsable está en capacidad de asumir sus errores, independientemente de la opinión del generalizado.

La idea es buscar los momentos de concertación para aclarar situaciones de desconfianza y mejorar el clima que se haya generado.

En la medida que se asuman todos los compromisos con verdadera responsabilidad, los resultados serán ventajosos para todos en general y las designaciones a personas de ser responsable o ser culpables desaparecen.

Siempre es bueno recordar que somos un sistema de interacciones y se debe promover un ambiente sano, de confianza y comunicación para anticipar a conductas que vayan en contra del marco ético en cualquier relación.

Me permito decir y motivar a que seamos partícipes de una cultura de conciencia y no de personas perversas, de una cultura de asumir y de ser íntegros. De ésta manera seremos, sin duda alguna, responsables de nuestra felicidad.

Share This

Compartir en redes sociales

Compartelo con tus amigos