01800 16 18 170 ventas@cocrear.mx

Una postura cómoda para autoengañarte a ti mismo es justificar y poner como excusa que no has tenido suerte en la vida para poder desarrollarte como persona. El pretexto de que no has tenido posibilidades es muy usado en personas con poca fuerza de voluntad que tratan de buscar una coartada a su situación.

Seamos sinceros, si quieres puedes, esta es la máxima del coaching y el tipo de pensamiento que tenemos que conquistar para poder deshacernos de nuestras excusas y prejuicios y convertirnos así en lo que deseamos ser.

El único requisito para lograrlo es aprovechar los recursos que tenemos al alcance. Todo el mundo los posee de forma innata.

Cuando eres un niño no conoces las excusas que la mente luego usará para justificar el “porqué no” antes de ver el “porqué si”. De pequeños todavía no hemos aprendido aquello que nos limita de adultos y tampoco aquello que nos potenciará, por eso es tan importante dar las herramientas adecuadas a los peques para que sepan discernir la perspectiva que les hará ponerse en movimiento positivo.

Las herramientas para pensar de manera efectiva

La vida está inevitablemente llena de conflictos y necesitamos salir bien parados de ella. Esto es así porque resolver un problema no exige solo conocimiento, sino también tenacidad, valentía, decisión, esfuerzo y muchas cosas más, características que en buena medida las sacamos de nuestro interior. De ahí la importancia de explotar nuestros recursos internos para resolverlos estos conflictos de forma efectiva y funcional.

Tienes que utilizar al máximo las cosas que tienes (te sorprendería las cualidades que tenemos si sabemos buscar en nuestro interior) y seguir moviéndote hasta encontrar tu camino. Todos nosotros como seres humanos que somos poseemos unas cualidades innatas en nuestro ser que podemos potenciar y desarrollar si sabemos cómo mimarlas día a día.

A continuación, te exponemos los diferentes tipos de recursos fundamentales para aprovechar las cualidades personales que tienes y potenciarte para dar lo mejor de ti.

Recursos con claras influencias innatas:

  • Orientación activa ante la realidad: Seguridad en uno mismo, ánimo y resolución de problemas.
  • Sociabilidad: El ser humano necesita vivir en sociedad, colaborar con los demás, comunicarse, establecer lazos amorosos. Por eso los niños están fuertemente motivados a buscar compañía y desarrollar habilidades sociales.
  • Funciones intelectuales efectivas: Capacidad de relacionar, comprender, razonar, explorar, aplicar.

Recursos aprendidos:

  • Hábitos cognitivos: Pensar en base a los hechos acaecidos en el día a día, procesos lógicos, las creencias de toda índole.
  • Hábitos afectivos: Con demasiada frecuencia damos una tremenda importancia a asuntos que no los tienen. Este exceso de consideración puede despertar en nosotros miedo, agresividad, timidez, optimismo, pesimismo. Todas estas emociones y sentimientos se aprenden relacionándote socialmente y empatizando con los demás, por ello deben ser reguladas mediante el coaching para afinarlas en su justa medida.
  • Hábitos operativos: Nos indican un modo de comportarse y saber estar cuando estás en compañía. Está relacionado con el autocontrol y la voluntad.