Depresión de fin de año | CoCrear Mexico
55 6388 6000 ventas@cocrear.mx

El fenómeno Grinch o depresión de fin de año o trastorno afectivo estacional, no es un invento de nuestros tiempos y es más común de lo que creemos.  El fin de año es un período asociado a finalización del año, a realización de metas o proyectos, evaluando directamente éxitos alcanzados contra fracasos obtenidos. No siempre habrá un balance positivo.

Aunado a esto, el pensamiento de que todo tiempo pasado fue mejor y la nostalgia asociada, aumentan más la depresión. En otros casos la baja autoestima puede jugar un papel importante. Igualmente, recuerdos de familiares que se fueron durante el año, rupturas amorosas, o sociales, fracasos laborales o académicos, o dificultades económicas propias de la época, entre otros, pueden ser factores que generen cuadros depresivos.

Por otra parte al ser la Navidad un tiempo asociado a felicidad, amor y paz, algunas personas no se sienten merecedoras de estas cualidades; llegan incluso a sentirse culpables por el solo hecho de pensar en compartir y disfrutar de las fiestas. Es una especie de enfermedad del ánimo, que al parecer, hace a las personas más vulnerables, poniéndolas tristes, melancólicas o deprimidas.

Desde la mirada del Coaching Ontológico no queremos señalar a la Depresión de Fin de Año como un trastorno que aparezca en los manuales psiquiátricos, pero si queremos llamar la atención sobre un estado de ánimo que se desarrolla en esta época del año y que guarda mucha similitud con la depresión que comúnmente conocemos. Son dos las fechas significativas por las que la persona transita, la primera: La Navidad, y la segunda: El Fin de año.

Es importante encontrar maneras de lidiar emocionalmente con situaciones que escapan a nuestro control. Además, el estar conscientes puede ayudarnos a estar preparados.

¿Qué hacer para estar mejor?

Reconoce

El fin de año te deprime o tú te deprimes…es como decir: “Tal persona me hace enojar”

Mirar la parte medio llena del vaso

Haz que los recuerdos de los fallecidos se conviertan en algo agradable.
Rememora las cosas positivas de esa persona, recuerda los chistes del abuelo o la tarta tan rica de la abuela. ¿Qué cosas aportaba esta persona a estas fiestas? Piensa en ello e incúlcaselo a los demás, sobre todo si son niños, hazles ver con alegría el recuerdo de esta persona y no trates de ocultárselo. Busca sus momentos buenos y repítelos cuando puedas, hablar abiertamente de ello, te ayudará a estar más aliviado.

Comunica tus emociones

Echa mano de los tuyos para superar los malos momentos, hablar y expresar tus sentimientos te ayudarán a sentirte mejor, además muchos de tus pensamientos serán extremadamente negativos, si los compartes tienes posibilidades de que alguien te ayude a desmontarlos y a que veas la parte positiva.

Eres parte de un todo

Recuerda que muchas familias tienen problemas que resolver y que no eres el único, intenta aceptar tu realidad y aprovechar las fiestas para desconectar un poco del día a día. Cuando se acaben todo seguirá igual estés triste o no, tu estado de ánimo no ayuda a mejorar la situación, todo lo contrario. Recuerda que la Navidad es solo una fecha en el calendario y que cada persona le dá el significado que ella quiere. No le dés tanta importancia, es una fiesta más.

¿Qué descubres de esta situación?

Aprovecha los momentos bajos para estar contigo mismo y relajarte, si lo consigues saldrás con energías renovadas. Busca la serenidad en los pequeños detalles, un baño caliente, un té a media tarde, una película tristona por la noche.

Usa tu observador

Plantéate toda tu situación como si la estuvieras viendo desde fuera, como si fueras un espectador que está mirando una obra de teatro. Analiza toda la situación y valora cuanto de negativo hay en ella y cuanto de positivo, intenta no caer en la trampa de focalizar toda tu atención en los puntos negativos, busca más allá e intenta localizar algo bueno, seguro que lo encuentras.

Analiza la publicidad

Busca tu propia felicidad, no tiene porqué ser igual que la de los anuncios. Disfruta estando con los tuyos y teniendo vivencias positivas, no te compares, saldrás perdiendo en la mayoría de los casos, no olvides que la publicidad está exagerada para incitarnos al consumo, sería muy difícil estar a la altura. Busca tu propio nivel y disfruta de él.

Suelta la idea de que para hacer mucho necesitas de mucho

Aprovecha tus recursos y sé creativo; una buena velada de fin de año no necesita obligatoriamente tener mariscos o cordero, tan caros en estas fechas. Busca alternativas y decora tu mesa con cosas apetecibles.

El mundo no se acaba el 31 de diciembre a la media noche

Tome la Navidad y el Año Nuevo como dos fechas más en el calendario.

Saca de tu lenguaje el “siempre” y el “nunca”

Estas palabras encasillan a cualquier posibilidad de cambio.