01800 16 18 170 ventas@cocrear.mx

Uno de los principales inconvenientes que se encuentran las empresas a la hora de buscar candidatos para un puesto de liderazgo es la falta de criterios para seleccionar al adecuado.

Para ser líder tanto en la vida personal como en el ámbito laboral es muy importante que tengas cierto grado de inteligencia emocional. Una capacidad que se puede aprender para mejorar tus dotes de mando y analizar la comunicación no verbal del personal de tu entorno laboral. Pero esta capacidad no se ve reflejada en tu currículum vitae ni en tu experiencia laboral.

Es por ello que en la última década son ya muchas las compañías que están destinando esfuerzos e invirtiendo capital en formar a sus trabajadores y equipos en inteligencia emocional. Las empresas se dieron cuenta de que educando al personal contratado en esta disciplina de coaching tenían un mayor éxito en sus funciones, controlando sus emociones y sabiendo que sienten las demás personas de su alrededor, tanto compañeros como potenciales clientes.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Para entender el término inteligencia emocional hay que conocer al creador del mismo; el psicólogo Daniel Goleman. Fue en 1995 cuando publicó su obra y planteó esta metodología como un conjunto de habilidades sociales adaptadas a tu personalidad que te ayudan a entender el estado de ánimo y la comunicación no verbal de las personas.

También se puede explicar como una capacidad individual de gestionar las emociones personales y reaccionar a lo que te dicen las personas. Es decir, controlar tus respuestas anímicas de forma funcional sin ser presa de tus emociones.

De esta forma puedes hacer frente a situaciones difíciles como pudiera ser despidos en el trabajo, disputas por un elevado nivel de competitividad, persuadir de una compra, dar consejos en una empresa o generar confianza y buen clima laboral.

Inteligencia emocional aplicada a la empresa

Para aplicar la inteligencia emocional al mundo empresarial se debe valorar al personal por encima de sus cualidad técnicas, es decir, que sus habilidades personales deben ser proactivas y adaptarse rápidamente al entorno de trabajo. Las personas resolutivas tendrán mayores posibilidades de triunfar en ambientes altamente competitivos.

De esta forma, idealmente, los principales altos directivos de empresa deberían ser los primeros en potenciar estas habilidades sociales en sus equipos de trabajo. Así se creará equipos eficientes donde se transmitan rápidamente las informaciones, clave del éxito de todo negocio globalizado.

La clave del éxito laboral

Suele suceder en el ámbito de trabajo que las personas que alcanzan el liderazgo de algún departamento no siempre son las más preparadas en estudios. Aunque la titulación siga siendo importante a la hora de contratar a un jefe de personal, hay otras características más adecuadas para escogerlo. La razón es que el éxito necesita acompañarse de una habilidad especial para poder trabajar en sintonía con personas.

Es por ello que quien posea una inteligencia emocional superior a la media tendrá una clara ventaja sobre los demás pues tendrán la habilidad de empalizar con el estado emocional de sus compañeros y saber reconocerles sus capacidades personales. Una estrategia perfecta a la hora de tomar decisiones rápidamente observando a los otros.

Cómo la inteligencia emocional puede ayudar en nuestras responsabilidades

Para potenciar la inteligencia emocional hay que seguir una serie de pautas para así aprender la metodología del coaching, muy en auge en el mundo empresarial actualmente.

Superar tus miedos

Hay que encontrar la manera de trabajar y manejar  el sentimiento de miedo ante el fracaso. De esa manera podrás seguir hacia delante. Una persona con inteligencia emocional tendrá las herramientas para enfrentas los “fracasos” pues no se dejará llevar por la frustración.

Controla las emociones

No montes un numerito delante de la gente. Busca controlar tu carácter y no reacciones exageradamente. Tu imagen puede impactar de muchas maneras al grupo de trabajo al que pertenezcas. Recuerda que todo influye en cómo te vean y lo que transmites a los demás.

Persiste y motívate

Nunca abandones tus sueños y persigue con ahínco lo que quieres. Al final la recompensa se logrará gracias esos esfuerzos diarios que por si solo son muy poco.

Se empático con la gente

No siempre tienes la razón. Escucha a los demás y trata de comprender sus puntos de vista. Ponerte en la piel del otro es clave para potenciar tu inteligencia emocional y saber que es lo que les pasa.

Aprende de tus errores

Un verdadero líder sabe aprender de sus errores para hacerse más fuerte y volver con las energías renovadas.